El negocio de cupcakes es uno de los nuevos emprendimientos más rentables. Mires donde mires, hasta los chefs más famosos están cocinando estas delicias y convirtiéndolas en obras de arte.

Si sabes como cocinar estos nuevos pastelitos, o estás dispuesto a aprender cómo hacerlos, comenzar tu propio negocio de cupcakes es un método probado de ganar un buen dinero mientras te diviertes ¡sin salir de casa!

 

¿Qué necesitas para comenzar tu negocio?

Si tienes suficiente dinero ahorrado o puedes pedir un préstamo para tu negocio porque quieres abrir un bonito local donde vender tus cupcakes, ¡bien por ti! Pero en este artículo te explicaré cómo abrir tu propio negocio de cupcakes desde casa y sin apenas dinero; y para ello, algunas cosas básicas que necesitarás serán:

  • Recetas para cocinar distintos cupcakes o tu valiosa experiencia en el pasado con esta repostería
  • Útiles de cocina como boles, un robot de cocina o batidora de mano, moldes, cápsulas…
  • Ingredientes básicos como mantequilla, levadura, harina…
  • Ingredientes un poco más avanzados para tener una buena variedad de cupcakes (esencias de distintos sabores, colorantes en gel y fondant)

Y por supuesto ¡tus manos y tu talento para cocinar!

 

Cómo iniciar tu propio negocio de cupcakes

Seguro que en muchas otras páginas que ya has visitado te dirán que, para vender cupcakes desde casa, básicamente sólo tienes que cocinarlos, promocionarte un poco, y empezar a recibir clientes. Pero yo aquí te voy a mostrar esos pasos básicos y además darte algunos consejos adicionales que no encontrarás en otros sitios y que lograrán llevarte hasta el éxito con tus pastelitos.

  1. Piensa qué variedades vas a cocinar

 

Una cosa está clara en el mundo de los cupcakes: aunque estos pasteles saben deliciosamente bien, los clientes se guían mucho más por lo que ven que por el sabor en sí. Tus cupcakes deben verse maravillosos para que la gente los compre; así que asegúrate de que no sólo sean placenteros para el paladar, sino también para la vista. Tus recetas deben ser interesantes y únicas.

No descartes las variedades clásicas, ya que un cupcake de chocolate con un buttercream blanco es la opción ideal para muchas personas.

Consejo extra

Además de cupcakes normales, ¿has pensado alguna vez incluir en tu catálogo otro tipo de variedades para clientes con un problema de salud concreto?

Por ejemplo, junto a los que cocines normalmente, podrías especializarte en hacer una selección de cupcakes para aquellas personas que no puedan tomarlos porque tienen alguna de las siguientes enfermedades:

 

  • Diabetes
  • Intolerancia a la lactosa
  • Alergias alimentarias como a las nueces, el chocolate, o los cacahuetes
  • Celiaquía (personas celíacas que no pueden tomar gluten, presente en muchas harinas)

No hagas una selección de cupcakes para cada enfermedad; investiga en el entorno donde vayas a vender tu repostería cuál es el mayor número de personas con un problema de ese tipo, y qué ingredientes pueden sustituir a los que causan esos problemas. Así sabrás qué especialidad cocinar y te asegurarás de que puedes preparla y tener clientes que la compren.

Para los diabéticos, se pueden usar edulcorantes como sacarina o stevia, y para los celíacos, harinas sin gluten. No tengas miedo, y sal a la calle a preguntar sobre esto a todo el mundo para conocer mejor a tus clientes.

 

  1. Cocina distintos cupcakes

 

Empieza a cocinar una pequeña variedad de los cupcakes que vas a vender, y esfuérzate para que sean los más lindos visualmente y más deliciosos que nunca hayas probado, porque esta primera horneada te servirá de material promocional. Cuando estén listos, ponlos sobre una bonita bandeja, caja decorada, o mesa, y haz todas las fotos que puedas. Así tendrás imágenes para demostrar tu talento y atraer más clientes

Consejo extra

Invéntate un nombre y un logotipo divertido para tu negocio de cupcakes; con un nombre, la gente sabrá que esas delicias las has elaborado tú, y el logotipo ayudará a que te recuerden mejor si deciden volver a comprarte.No olvides estampar este nombre y este logotipo en tus tarjetas de visita y en las cajas o cápsulas donde vayan metidos tus cupcakes.

 

  1. Despierta la curiosidad de tus futuros clientes

 

Una vez hayas hecho fotos de tus cupcakes, dáselos como muestra a aquellas personas que creas que pueden ser potenciales clientes. Reparte algunos entre tus amigos y familiares: si les gustan, te pedirán más (pagándote, claro) y se lo contarán a sus amigos y conocidos, convirtiéndose estos también en clientes adicionales.

¿Hay parques, colegios, o locales para fiestas infantiles o bodas en tu ciudad? Lleva algunas de tus creaciones allí para que los prueben y les sea imposible resistirse a llamarte y encargarte más cupcakes para sus celebraciones.

Otra buena idea es tomar un par de ellos a las pastelerías cercanas donde no vendan cupcakes para que los dueños saboreen tu repostería; de esta manera, quizás te encarguen algunos para venderlos en su propio comercio. Recuerda llevar siempre contigo tarjetas de visita que repartir junto con tus cupcakes en las que incluyas un método de contacto (teléfono, email, tu web si tienes una) por si alguien quiere contactarte para hacerte un pedido.

 

  1. Busca materiales para guardar tus cupcakes

 

Cuando ya comiences a tener clientes, necesitarás asegurarte de que tus cupcakes lleguen al lugar indicado perfectamente seguros. Si vas a vender localmente, asegúrate de ofrecer cajas y bolsas que la gente pueda llevarse consigo de forma fácil.Si por el contrario tu negocio va a ser online, encuentra cajas resistentes donde tus cupcakes no se estropeen para enviarlas por correo. Asegúrate de estampar una etiqueta con tu logo y tu nombre, y cualquier información de contacto que tengas.

Consejo extra

Una vez que empieces a tener clientes, sé claro en todo momento y especifica también en cada caja, bolsa o cápsula de cupcake los ingredientes que contiene ese pastel. Recuerda que hay ingredientes que contienen alérgenos que pueden ser muy peligrosos para ciertas personas con enfermedades como las que te indicaba en el punto 1 de este artículo.